Setenta años de Jacobo Zabludovsky

Víctor Tolosa

Por: Victor Manuel Tolosa.

¡Amado y odiado! ¡Respetable y maldecido! Así es la vida… El caso es que para no ir tan lejos, en muchas ocasiones, la gente se crea una perspectiva negativa de la persona porque le dijeron o porque no le gustó lo que dijo acerca de algo o alguien; por alguna tendencia o por callar y seguir una línea periodística, la línea que te marcan la gran mayoría de las empresas, pero cuando hablamos de una empresa de comunicación, esta acción toma mucha más fuerza, porque la persona es pública.

Esto ha pasado con el Licenciado Jacobo Zabludovsky, quien a lo largo de 70 años de periodista ha logrado recabar todos esos requisitos que le mencionaba anteriormente. Aun así, trabajar junto al Licenciado, como lo conocemos y a quienes nos tocó estar a su lado, aprenderle y conocer a fondo su entrega al periodismo, uno se queda impactado y tratas de imitarlo. Muchos de los que ahora ves en la tele dando noticias, aprendieron a hacerlo con Jacobo y ¿cuántos famosos, intelectuales, políticos, escritores, de todas las razas y todos los géneros, no pasaron por el micrófono y las preguntas de Jacobo? ¡Yo diría que todo mundo y muchos se quedaron con las ganas!

Setenta años de periodismo, ¿qué no ha vivido y qué no le falta por vivir? Y el Licenciado responde que todo.

Fue este hombre que al nacer la televisión, él ya estaba ahí y se le pidió que hiciera un noticiero. En ese momento, surge la gran incógnita para Jacobo: ¿Qué, cómo, cuándo se hace un  noticiero y para televisión? Lo bueno es que él ya tenia experiencia en la realización de noticieros de cine, quien también fue el pionero en este género. Pues lo único que hizo es dividir la hoja a la mitad con una raya, de un lado darle indicaciones técnicas a producción y el otro lado poner el texto del locutor, resumir la nota, sacarle lo mejor de la información a las notas del periódico, del cable y la nota del reportero y, finalmente, plasmarla en ese papel que se llamaría el guión de noticiero.

Setenta años de profesionalismo, 85 de vida, infinidad de premios, el reconocimiento de la sociedad, el amor de una familia, el guerrero incansable en la trinchera profesional y la personal, al vencer tres veces el cáncer. ¿Qué más podemos pedirle a este hombre que ha vivido la historia de México?

La superación del hombre que de una vecindad del Centro Histórico, salió a conquistar sus sueños, a poner en marcha sus ideales, a vencer el miedo y enfrentarse a la vida. Jacobo Zabludovsky es un ejemplo de que cuando se quiere, se puede, a pesar de las trabas que la misma sociedad te pone en el camino para que caigas. Cuando se es fuerte y se pisa firme, nada ni nadie puede derribarte y prueba de ello es este hombre: ¡Jacobo Zabludovsky!

Mis respetos y admiración a este gran periodista, así como al ser humano que nos ha demostrado su sencillez y su forma de tratar la noticia sin tener que pintarla de amarillo para jalar la atención. Su voz y presencia, lo dicen todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s