El lápiz de Sebastián, una brillante lección

ricardo-escobar-370x270_2(1)

Desde la butaca…

Por: Juan Manuel González Hernández.

Por segunda ocasión, me fui a ver El lápiz de Sebastián, una obra para niños que anuncian como “el espectáculo que prende tu imaginación”, para contar la historia de Sebastián, un niño desordenado que en un sueño mágico debe salvar Folio, el mundo donde habitan los dibujos que crean los seres humanos con imaginación.

Esta segunda experiencia me dejó sorprendido por todos los ajustes que hicieron al montaje y que en verdad recrean ese mundo mágico gracias a la técnica del teatro negro, es decir donde los actores visten de negro y dan vida a sus fosforescentes personajes con ayuda de luz neón.

Aquélla primera vez algunos temas musicales se escuchaban desafinados, descoordinados en algunos momentos, pero ahora estas imperfecciones las solucionaron gracias a la grabación de las canciones, lo que permite que los actores en escena se explayen en el manejo de sus coloridas marionetas y botargas.

Una vez más destacó el trabajo de Consuelo Duval, quien pone voz a la Araña, pues dejó atrás los clichés de sus famosos personajes en televisión, como Nacaranda o Federica P.Luche, para crear un insecto resentido, con ganas de vengarse de Sebastián por no terminar de dibujarla y además hacerla mal. Curiosamente, pocas personas del público se dan cuenta quién está detrás de esta araña que infunde temor e inseguridad en los demás personajes.

En el joven actor Emilio Rafael recae el peso de la historia, pues a lo largo de la trama debe cambiar su actitud irresponsable, desordenada y dispersa, para ser un Sebastián responsable, ordenado y atento, para liberar a Folio de la destrucción que planea la araña.

Cabe señalar que todos los personajes de esta obra están bien justificados en cuanto a su presencia en escena, manejados por un grupo de actores que hacen un trabajo corporal más preciso cada vez. Así, los trazos de Nosé y Bubú, el caballo Gustavo, Árbol sabio, los divertidos peces Wepa, Ájua y Olé, y el cambiante Cronos, entretienen, y a través de rítmicas canciones comparten valores positivos que aplican a personas de cualquier edad, no solamente a los niños.

Con la develación de la placa por sus primeras cien representaciones, hace una semana, El lápiz de Sebastián dejó claro el talento de los autores José Jorge Marín y Miguel Huerta, para crear un musical mexicano muy familiar, contando en su equipo de trabajo con Marta Fernanda en la dirección de escena, la producción musical a cargo de Sergio Del Val y la creatividad de José Mario en la dirección de arte.

Esta obra se presentará un par de domingos más en el Teatro Julio Prieto, después realizar una temporada en un foro de Satélite.

Espero sus comentarios aquí o en twitter: @JuanManuelGH. Nos encontramos la próxima semana, con más de lo que se ve en teatro… Desde la butaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s