Tren hacia la noche, combate entre vida y muerte

ricardo-escobar-370x270_2(1)

Desde la butaca…

Por: Juan Manuel González Hernández.

¿Quién tiene más derecho a disfrutar de la vida: un asesino de personas o un asesino de ilusiones?

En un verdadero duelo actoral, Álvaro Guerrero y Gustavo Sánchez Parra nos adentran en las vidas de un profesor y un ex convicto que tienen a la muerte como punto en común; uno de ellos porque mató, el otro porque quería encontrarla arrojándose a las vías del tren.

El texto de Corman McCarthy, es llevado a escena de manera perfecta con estos dos grandes de la actuación.

A partir de un encuentro por accidente, el personaje Negro, interpretado por Sánchez Parra, abre la puerta de su pasado para demostrar que arrepentirse de sus malos actos y el acercamiento a Dios le han dado motivos para disfrutar cada día de su vida.

Por otro lado, a Blanco, Álvaro Guerrero, los más de cuatro mil libros que ha leído no le bastan para llenar un vacío emocional que arrastra, viviendo sin querer formar parte de algún grupo, busca ser individual aunque esto lo orille a la soledad y desencanto.

Así, los actores se apropian de las historias de sus personajes, dicen sus textos con gran credibilidad. También hacen suyo el espacio, esa pequeña pieza de un departamento lo convierten en confesionario y purgatorio a la vez.

Tren hacia la noche es una historia oscura, agresiva verbalmente, no tanto por el lenguaje sino por los mensajes y el humor negro; exige mucho del público porque los diálogos de ambos personajes, además de la carga emotiva que le imprimen los actores, requieren de mucha atención y sensibilidad.

Los dos tipos en escena se vuelven uno en cada espectador, nos confrontan con nosotros mismos, lanzando preguntas tan sencillas pero tan complicadas de responder acerca de la vida y la muerte: por qué vivimos o por qué queremos morir.

Su entrega en el escenario, la complicidad y respeto al trabajo de su compañero, hacen que al terminar la obra Álvaro Guerrero y Gustavo Sánchez Parra se lleven una merecida y prolongada ovación por parte del público.

Tren hacia la noche, dirigida por Mario Muñoz, se presenta de viernes a domingo en el Teatro Rafael Solana hasta el 13 de octubre.

Espero sus comentarios aquí o en twitter: @JuanManuelGH. Nos encontramos la próxima semana, con más de lo que se ve en teatro… Desde la butaca.

370

Foto: Cortesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s