Tirano Banderas, de autoritarismo, rencor y muerte…

ricardo-escobar-370x270_2(1)

Desde la butaca…

Por: Juan Manuel González Hernández

Llega a México la puesta en escena Tirano Banderas,  adaptación de la novela publicada en 1926 por Ramón del Valle Inclán. A partir del 4 y hasta el 16 de febrero, el escenario del Teatro Julio Castillo, del Centro Cultural del Bosque, se inundará de autoritarismo, rencor y muerte.

La adaptación que hace Flavio González Mello de la historia original escrita por Ramón del Valle Inclán, mantiene la ambientación de una población latinoamericana de principios del siglo pasado pero con una temática que sigue vigente: el uso y abuso de poder y las debilidades del ser humano, es por ello que la trama bien puede aplicar a los gobiernos y gobernantes actuales de varias ciudades y países.

Además de la historia, una característica que me quedó muy grabada y destacó de esta obra es la estética. Por momentos pareciera que estamos presenciando una película, con la proyección de cielos intensos de azul o carmesí en el ciclorama que destacan la sobria escenografía; y en otros, recuerdan esas famosas pinturas donde resaltan los claroscuros.

Oriol Broggi, uno de los más destacados directores del teatro español moderno, reunió a un grupo de nueve actores provenientes de México, España, Uruguay, Colombia, Ecuador y Venezuela para dar vida a todos los personajes de esta historia. La suma de talentos latinoamericanos se justifica claramente ya que la trama se desarrolla en un pueblo ficticio del sur de América.

En escena, la mayor parte del elenco representa más de tres papeles, dando muestra de su capacidad histriónica y compromiso con el proyecto, pues el paso de un personaje a otro es inmediato en algunas ocasiones y ellos responden inmediatamente.

Es por eso que no es posible destacar el trabajo actoral de uno en particular, porque están en un mismo nivel interpretativo: con fuerza en los momentos trágicos y extremadamente divertidos en los momentos fársicos.

Por cierto, las escenas donde narran sus aventuras y la forma en que las recrean el resto del elenco, atrapan al espectador. De ahí el valor de la palabra y del idioma español.

Ahora sabemos que la calidad de esta obra, que forma parte del proyecto Dos orillas, fue determinante para que Joaquín Cosío y Emilio Echevarría aceptaran participar en él.

Con tantas cosas a su favor, me cuesta decir lo siguiente, pero considero que es para bien: las fallas técnicas con el sonido hacen que el público que se encuentra en la parte media y alta del foro se pierda de buena parte de los diálogos. Ojalá lo corrijan en las próximas funciones.

Además de los actores ya mencionados, el resto del elenco lo conforman: Emilio Buale, Carles Canut, Pedro Casablanc, Rafa Cruz, Vanesa Maja, Mauricio Minetti y Susi Sánchez.

Tirano Banderas llega a México gracias a la colaboración del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Bellas Artes, la Coordinación Nacional de Teatro y el Teatro Español.

Espero sus comentarios aquí o en twitter @JuanManuelGH. Nos encontramos la próxima semana con más de lo que se ve en teatro… Desde la butaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s