María Félix, a cien años de su nacimiento…

Image (1) ricardo-escobar-370x270.jpg for post 881

Por: Ricardo Escobar.

Empiezo este blog y se lo dedico a una mujer, a una actriz que, a mí en lo personal, me provocó admiración desde que era un niño; me refiero a María Félix La Doña.

Con el paso del tiempo y después de egresar de la carrera de Periodismo y Comunicación Colectiva y tras años de práctica, el destino me puso frente a ella. Su personalidad me impactó.

A partir de ese día, me fijé como meta entrevistarla hasta que lo logré. Me impactaba su agilidad de mente, su respuesta aguda.

Después, ella y yo tuvimos una relación cordial, llegué a tener el número telefónico de su recámara, ella misma me lo dio y recibía, según su estado de humor, mis llamadas.

Fui el primer reportero en llegar a su domicilio aquél 8 de abril del 2002, día en que María cumplía precisamente 88 años, después de que recibí una llamada de Mara Patricia Castañeda pidiéndome que investigara por qué había muchos rumores de que La Doña había muerto. Recuerdo perfecto que la llamé y contestó Luis, su asistente, y me dijo: “Ahora no puede atenderlo”, y me colgó sin mayor explicación.

Tomé mi cámara y llegué a la casa de la diva en Hegel 610, y de ahí no paré mi labor periodística hasta que María Félix fue despedida por el pueblo, por los reporteros de la fuente y por Thalía en el panteón donde se entonaba su himno María Bonita.

 

Este próximo 8 de abril se cumplirán doce años del fallecimiento de María Félix, La Doña, probablemente la mayor estrella de la época dorada del cine mexicano, reconocida en España, Italia y Francia.

La diva que fue esposa de Agustín Lara y de Jorge Negrete, dejó de existir hace doce años, y a pesar de que el país que la engendró no fue suficientemente generoso para recuperar su legado y sus propiedades con fines museísticos, Televisa Espectáculos prepara un programa especial para recordar a la actriz mexicana, conducido por Mara Patricia Castañeda y escrito por Eva Escutia, que será transmitido el próximo Domingo 7 de abril por el Canal de las Estrellas.

María Félix fue una mujer revolucionaria para su época. Muy joven aceptó en matrimonio a Enrique Álvarez Alatorre, un vendedor de la firma de cosméticos de quien acabaría divorciándose y con quien procreó a su único hijo, el también actor Enrique Álvarez Félix. Viajó luego a Ciudad de México, donde gracias a un encuentro casual con Fernando Palacios pasó a formar parte de la profesión cinematográfica.

Inició su carrera en El peñón de las ánimas en 1942, al lado de Jorge Negrete, quien una década más tarde sería su esposo. Apoyada por una presencia y una belleza de excepción, pronto se convirtió en la estrella mejor pagada del cine mexicano y en un símbolo de la mujer inalcanzable, al lado de los actores más importantes de la Época de Oro y bajo las órdenes de varios de los realizadores más talentosos del país.

Fue conocida por el sobrenombre de La Doña precisamente por su papel en esta película basada en la novela homónima de Rómulo Gallegos, y por el protagónico de Doña Diabla. En total hizo 47 cintas.

Sus restos fueron enterrados en el Panteón Francés del cementerio capitalino, al lado de su único hijo Enrique Álvarez Félix, fallecido seis años antes que ella.

Pese a que el entonces presidente Fox asistió a esa despedida, el estado mexicano no fue capaz de preservar su herencia. En 2007 sus cuadros, muebles, vestidos y otros objetos de María Félix fueron subastados en Nueva York, después de que su heredero decidiera convertir ese patrimonio en dólares contantes y sonantes.

 Uno de sus amigos, Manuel Ávila Camacho, había contado que la gran diva de la Época de Oro del cine mexicano y del cine latino en general quería que se hiciese un museo en su casa de Cuernavaca y que ésta fue abandonada y saqueada tras su muerte. Luis Martínez de Anda, último secretario o asistente de la artista, convertido por ésta en heredero universal, subastó sus propiedades cinco años después de su muerte, y de esta manera el Museo María Félix nunca existirá.

La casa de la colonia Polanco en la que habitó María Félix por más de 35 años hace unos días fue demolida.

La casa, ubicada en la calle Hegelnúmero 610, entre Tres Picos y Campos Elíseos, fue vendida en 2012 por Luis Martínez de Anda, quien fuera asistente y heredero de La Doña.

El terreno se encuentra actualmente cercado por varias maderas. Según vecinos, todavía la semana pasada estaba abierto y los trabajadores sacaban cascajo.

La casa de Hegel 610 fue construida a mediados de los años 50 por el banquero francés Alex Berger, cuarto esposo de María Félix, y empezó a ser habitada por ella años después. Ahí, La Doña, quien el próximo 8 de abril cumpliría 100 años, atesoraba joyas, obras de arte y antigüedades, y ahí murió exactamente el mismo día en que cumplió 88 años.

Sin embargo, como ella misma decía: “El día que yo muera, morirán conmigo todas mis cosas”. Hoy, México no cuenta con el legado material de María Félix, la gran estrella de este país.

Escuchaba en la radio a Jacobo Zabloudovsky y decía: “Esto pasó en México porque ya parece que en Francia, la casa de Edith Piaf, no se hubiera preservado, una pérdida cultural y social muy grande”.

Hoy, un recuerdo para María Félix La DoñaRecuerden que podemos estar en contacto a través de twitter en @ricardojescobar y los espero de lunes a viernes en el noticiario A las tres en Foro TV y en Pasillo TV en punto de las seis de la tarde por Gala TV.

Un pensamiento en “María Félix, a cien años de su nacimiento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s