Grito al cielo con todo mi corazón

ricardo-escobar-370x270_2(1)

Por: Juan Manuel González Hernández.

Veinte pares de zapatos, una silla y una maleta, son los elementos con que se recrean 11 historias protagonizadas por dos actrices: Ludwika Paleta y Daniela Schmidt.

Ximena Escalante aborda el universo femenino con sus rivalidades, amores, pasiones, temores, ilusiones, envueltos en un halo de misterio, pues como si fueran reencarnaciones, las protagonistas en ocasiones son víctimas y otras se convierten en verdugos. Y así gritan al cielo, de noche, que les dé oportunidad de cambiar sus destinos y les permita sanar sus penas, “para encontrar sus monstruos antes de que ellos las encuentren”

En escena, la directora Lorena Maza logra explotar las emociones de ambas actrices para dar vida a esos once personajes cada una de ellas, pues no es solamente un cambio de zapatos y arreglo en el cabello, sino que se nota el trabajo de búsqueda para dotarlos de una personalidad definida y, en un promedio de siete minutos, presentarle al público qué relación hay entre ellas, su conflicto y solución al mismo.

No podemos hablar de un duelo de actuaciones pues más bien se trata de un complemento; Ludwika Paleta se crece en escena pero Daniela Schmidt no se queda atrás y ambas juegan muy bien todos sus papeles, ya sea como madre, hija, amiga, empleada, suegra, nuera, hermana, patrona, novia; logrando un amplio rango de emociones, gesticulaciones y trabajo corporal para convencer al público.

La escenografía también remite a un espacio de pudiéramos considerar como propio de las mujeres, se trata de un gran clóset donde además de guardar zapatos o ropa, también están recuerdos, secretos, miedos y anhelos.

Aunque se presentan situaciones muy intensas en esta obra no todo es tragedia, además tiene una dosis de humor negro que la hace más llevadera. Pero estas historias protagonizadas por mujeres, son ejemplo de los altibajos en las relaciones humanas en general, sin importar el género.

Cabe destacar que el diseño sonoro se convierte en un personaje importante en esta puesta en escena, de hecho el violinista Zbigniew Paleta, papá de Ludwika, es compositor de la música y logra transportar al público por diferentes épocas y estados de ánimo como lo hace el propio texto.

“Grito al cielo con todo mi corazón” es una muy buena opción que ofrece la cartelera teatral y se presenta de viernes a domingo en la Sala Chopin.

Espero sus comentarios aquí o en Twitter @JuanManuelGH y ya lo saben nos encontramos la próxima semana con más de lo que se ve en teatro… Desde la butaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s