A la Mala…

Image (1) ricardo-escobar-370x270.jpg for post 881

Por: Ricardo Escobar

Hablar o escribir de la familia Derbez me resulta familiar, quizá porque conocí a la matriarca de esta dinastía: Doña Sylvia Derbez, una mujer entregada a los escenarios, a las cámaras y a los micrófonos. Doña Sylvia a quien recuerdo con gran cariño, era una mujer estricta, que enseñó a sus descendientes a amar el mundo del espectáculo y dar lo mejor de sí mismos ante un público que seguiría sus respectivos trabajos.

Estoy seguro de que si viviera, disfrutaría la actuación de su nieta Aislinn, quien interpreta en esta historia a María Laura, Mala para los amigos, quien es una actriz desempleada. Ante la necesidad económica y convencida por Kika, su mejor amiga, para tenderle una trampa a su novio y demuestre que éste es capaz de serle infiel.

Tras este hecho que demostró que algunos hombres son muy vulnerables, Mala es contratada por varias mujeres para comprobar que el sexo masculino es traicionero por naturaleza.

Alquilarse para desenmascarar a los hombres genera culpa en la protagonista, sin embargo, no hay otra manera de ganarse la vida, hasta que es contratada por una productora, quien le ofrece el papel estelar en una serie televisiva a cambio de enamorar y hacer sufrir a su ex-novio.

El objetivo es Santiago, un empresario gélido y mujeriego, pero detrás de esto Mala encuentra un hombre inteligente y sensible del quien cae profundamente enamorada.

Aislinn comparte créditos con Mauricio Ochmann  quien posee el carisma para lograr el equilibrio perfecto en una comedia romántica.

El público puede disfrutar cuando Aislinn, quien se reencuentra con su padre en escena gracias a un cameo, en el que el talento, el ángel y la chispa de los Derbez es evidente, recreando uno de los mejores momentos de la película.

Aunque para mí el guión no es bueno y podía haber tenido otro tipo de tratamiento. La cinta cumple su objetivo: entretener.

El elenco de esta cinta está llena de rostros conocidos, por cierto, a Juan Diego Covarrubias lo vemos en un papel totalmente diferente, simpático y desenfadado.  Aurora Papile hace a la amiga inseparable de Mala, fraterna y amable.

Daniela Schmidt, quien da vida a la productora está sobreactuada. Sin embargo el resultado es bueno. En la sala pude percibir distintas risas en momentos claves, y al final la lucha por el ser amado hace que la tensión se mantenga hasta el final.

Conclusión: la familia Derbez seguirá ocupando la pantalla grande y chica, ya que su talento no se hurta, se hereda. Recuerden que podemos estar en contacto a través de twitter @ricardojescobar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s