Cuatro lunas

Image (1) ricardo-escobar-370x270.jpg for post 881

Por: Ricardo Escobar.

Este fin de semana fui al cine, fui a ver Las cuatro lunas, película que cuenta cuatro historias de amor entre homosexuales. Desde los primeros minutos los personajes se quitan la etiqueta de “gays” para  mostrarse como seres humanos que tienen conflictos, éxitos,  miedos, deseos y amores.

Esta dinámica se logra con un guión ágil y con la habilidad del director Sergio Tovar Velarde.  Cuatro lunas liga cada una de las historias con las fases del satélite.  La primera de ellas, titulada Luna nueva, plasma los conflictos que atraviesa un niño al descubrir que está enamorado de su primo adolescente; la segunda de ellas, Luna media, cuenta la historia de dos amigos de la infancia que se vuelven a reencontrar en la universidad y que empiezan a descubrir su sexualidad, aunque uno de ellos tiene miedo a aceptar socialmente su preferencia; la Luna llena, aborda la historia de una pareja que ve afectada su estabilidad cuando un tercero entra en la relación; mientras que la Luna menguante, sigue la historia de un adulto mayor que junta dinero para poder estar con un “prostituto”.

El resultado es un filme lleno de matices y que no cae en  vulgaridades, que hace reflexionar al espectador, pero también lo entretiene y lo divierte.

En la sala lo mismo se escuchaban verdaderas “carcajadas”, como silencios que estremecían. Cabe señalar que en la función de prensa, la cinta recibió ovación de pie.

Este filme,  reunió  a un elenco variado  con nombres como el de Alex de la Madrid, Karina Gidi, Juan Manuel Bernal, Alonso Echánove, Mónica Dionne, Gustavo Egelhaaf, César Ramos, Antonio Velázquez y Gabriel Santoyo, quienes demuestran su talento artístico en cada escena.

El grupo Paté de Fuá fue el encargado de interpretar el tema musical creado exclusivamente para este filme.

La representación de una homosexualidad liberada de los estereotipos del homosexual afeminado tiene un potencial que hace reflexionar que la homosexualidad puede estar escondida dentro de cualquiera, sin posibilidad de ser reconocida a primera vista.

Cuatro lunas adopta un modo de representación visual de una homosexualidad moderna sin roles sexuales atribuidos de manera definitiva. Es el “amor” el sentimiento que protagoniza la historia y que trasciende y que le da fuerza a los personajes para aventurarse a pesar del entorno social adverso y para combatir la hipocresía.

Por último, quisiera resaltar que fue una sorpresa volver a ver en pantalla al actor Alonso Echánove, en un papel fuerte, intenso, pero humano. Cabe señalar que Alonso Echánove conoció el infierno de las drogas, se sumergió en él. Tuvo seis infartos cerebrales. Hoy, la vida y el destino le han dado una segunda oportunidad.

Recuerden que podemos estar en contacto a través de twitter @ricardojescobar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s